El origen

pies Dani

Hola, soy Daniela y mi apellido no es Jum es Juárez Meza, no recuerdo cómo fue que alguien junto esas tres letras de mis apellidos y así quedó, cómo un apodo.

Tengo veinticinco años, estoy por terminar la carrera de Médico Cirujano en Guadalajara, México, y así como amo la medicina, amo viajar.

Muchas personas lo saben y es por esto que me piden consejos para conseguir vuelos baratos, contactos, tips para moverse en otro país, a donde ir, entre muchas cosas más. Hace un par de meses, mi hermano me vio empacar y notó que hago mi maleta de una forma peculiar, vio que acomodo mi ropa de tal manera que no se arruga, que me caben muchas cosas en un espacio pequeño, guardo todo en bolsas de plástico, previniendo que si llueve y mi mochila se moja, mis cosas dentro de ella no lo hagan, que esté todo en orden, que llevo varios tipos de snacks y más, así que me sugirió empezar este blog. En primera instancia me pareció ridículo, pero luego, platicando del tema con más personas, empezó a parecer una buena idea.

Desde cerca de los 14 años empezó mi interés por viajar, antes de eso sólo había salido con mis padres a USA (Disney y algunos parques de diversiones) o a algún crucero por el Caribe y muchos viajes (tours) dentro de México, pero eran de esos viajes en lo que está todo arreglado, te llevan a todos lados y tú no mueves un dedo.

A los dieciséis años realicé mi primer viaje casi sola, mi preparatoria nos dio la oportunidad a mí y unos cuantos compañeros de irnos de “intercambio” a una escuela de idiomas en el extranjero, así que fuimos a estudiar inglés a Inglaterra llegamos a una pequeña ciudad cerca de Londres llamada Brighton. Cuando estaba planeando ese viaje no sabía nada del mundo, no quiero decir que ahora sepa mucho, pero a esa edad ignoraba demasiadas cosas, ¿como iba yo a saber que podía ir a París sólo un fin de semana y volver a la escuela? o a Escocia un viernes por la noche y volver el domingo por la tarde… Fui entonces con alrededor de 10 compañeros a la escuela “EF” (English First) una empresa muy famosa con escuelas por todo el mundo, nos dieron a elegir si queríamos hospedarnos en la residencia de la escuela o en casas de familias anfitrionas, además de que si queríamos, podíamos quedarnos juntos algunos de nosotros; yo elegí una familia y quedarme sola, ya que creía que si llegaba con un compañero de mi escuela no me iba a permitir alejarme de mi cultura para conocer otra y así fue, tuve mi primer compañera de cuarto, Carolina Göertz de Suiza, cuando me dijo de donde era en inglés, yo no sabía ni donde estaba Suiza o si era lo mismo que Suecia, así de perdida estaba…

Caro entonces me llevo a conocer Brighton, me enseñó donde podía adquirir una Sim card, donde podía comprar comida para la casa, me llevó a la zona de bares (aunque ambas éramos menores de edad), me habló del transporte público y me enseñó que buses tomar.

Esa fue la clave de todo, llegar a todo lo desconocido.

Para cuando tenía cuatro días allí, era yo la que les explicaba a mis compañeros que había en cada lugar o a donde ir si querían algo y como conseguir algunas cosas. Dejé a mis amigos mexicanos un rato y los cambié por compañeros de Italia, Colombia, Siria, Kuwait, Holanda y Suiza, era lo máximo. Me encantaba que me contaran cómo y qué comían en casa, cuál era la costumbre más común, que me enseñaran su música, sus gustos, sus religiones y muchas cosas más. Ese viaje estuvo lleno de cosas nuevas para mí, tanto que no quería regresar a México, me había enamorado de la experiencia de una forma que no puedo explicar, no quería dejar el clima, mi camino a la escuela, tomar el autobús y tener que irme en la planta alta ¡era súper divertido!, salir de la escuela para ir un rato a la playa que era helada pero hermosa, salir un jueves por la noche, o simplemente tomar un tren por la tarde e ir a Londres y volver de noche. Lloré a morir cuando llegó el momento de irme, de verdad, no me iba a subir al avión, sólo me subí porque una amiga me empujaba. Hasta entonces, esa había sido la mejor experiencia de mi vida. Cuando regresé a México solo pensaba en Brighton… la gente, el clima, la escuela… todo; tanto que, llegando a mi casa, le pedí permiso a mi papá para ir a una fiesta la semana siguiente en Brighton y me dijo que estaba loca, quizá en ese momento sí, bueno todavía porque yo sigo viéndolo posible. Pasó el tiempo y yo no quería dejar de recordar todo esto, mi papá me prometió que si terminaba mi preparatoria con buenas calificaciones me podría ir un año sabático a dónde yo quisiera, así que termine mi prepa como él dijo y en ese año empezó mi verdadero amor por viajar.

En resumen, este blog es para compartirles de mis experiencias como viajera además de que podrán encontrar consejos o tips que aprendí yo sola y que me habría gustado que alguien me los diera, de verdad espero encender dentro de ustedes ese espíritu viajero que todos tenemos y el hambre por conocer otras culturas.18676348_10156923313461959_1377718317_o

(Foto de esa helada pero hermosa playa en Brighton)

Un comentario sobre “El origen

Responder a Caro Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s